Cáritas Mendoza
¡Bienvenidos! Quiénes somos Qué hacemos Cómo lo hacemos Cómo colaborar
Documentos / Cáritas Mendoza

Aprender a compartir

Reflexiones de Mons. Oscar Ojea, Presidente de Cáritas Argentina y Obispo de San Isidro.

"Frecuentemente me preguntan cuándo terminará el hambre en el mundo. Y yo respondo: Cuando tú y yo aprendamos a compartir." (Teresa de Calcuta).

Queridos Amigos:

Les escribo estas líneas por dos motivos, el primero es agradecerles de todo corazón el trabajo realizado con motivo de la Colecta Anual. Fue muy importante todo lo que hicieron, no sólo por el dinero recolectado, (que es una ayuda enorme para nuestros hermanos y hermanas más necesitados), sino también porque ha sido un gesto misionero muy importante. El hecho de ver tantas personas de todas las edades, con frío pero con mucho entusiasmo, diseminados por las calles haciendo la Colecta, fue un signo de la presencia de Jesús entre nosotros, ¡Gracias a los voluntarios y voluntarias de las Caritas de cada Diócesis por el maravilloso trabajo realizado!

El segundo motivo de mis líneas es reflexionar con ustedes en el marco del día de la solidaridad, que hemos celebrado el 26 de agosto, aniversario del nacimiento de la Madre Teresa de Calcuta. Ella es un símbolo de la solidaridad, no sólo para los creyentes sino para todos nuestros contemporáneos; por eso he querido empezar estas líneas con sus palabras, sencillas pero tan profundas.

¿Qué es la solidaridad? Jesús habla de ella en diversas oportunidades. Varios lugares del Evangelio nos ilustran al respecto: la multiplicación de los panes, en la que cada uno, poniendo lo poco que posee, posibilita que Jesús multiplicando la generosidad y los alimentos, dé de comer a una multitud (Cfr. Jn. 6,1-15). Otro texto es el de la parábola del buen samaritano (Cfr. Lc 10, 29-37).

El Papa Juan Pablo II (1), decía que la solidaridad no es simplemente un sentimiento pasajero, o un impacto sensible, sino la "determinación firme y perseverante de empeñarse en el bien común". Esta solidaridad nos lleva a considerar al otro como partícipe del banquete de la vida al que todos los hombres somos igualmente invitados por Dios.

Esto lo vio claro Teresa de Calcuta y fíjense que su propuesta para acabar con el hambre en el mundo no apunta a los Estados ni a las grandes organizaciones, sino que nos invita a cada uno, a aprender a compartir. Quizás este aprendizaje sea el más importante de nuestra vida, ojalá que nuestro trabajo en Caritas nos esté enseñando a compartir. Es mi deseo para cada uno de nosotros.

Con gratitud, va mi fraterna bendición.

(1) Cfr. La carta encíclica sobre cuestiones sociales Sollicitudo Rei Socialis 38.

© Año 2018
Cáritas Arquidiocesana Mendoza